This web site use private and third party cookies to optimize your navigation, suit your preferences and perform analytical tasks. By continuing browsing accept our Cookies Policy.

Accept

Fe

This page is currently under construction.We apologise for this inconvenience.

Cultura vocacional

Tu vocación empieza hoy

La vida de Nacho, un joven universitario, se para en seco. ¿Qué provocará en él este shock? Descúbrelo en este corto. La historia recorre un cierto paralelismo entre la vivencia de conversión que vivió Íñigo de Loyola hace 500 años y la herida que le toca vivir a Nacho hoy en 2022. UNIJES ha encargado este video inspiracional dentro del Proyecto para el desarrollo de una Cultura Vocacional en sus centros y con motivo de la celebración de los 500 años de la conversión de San Ignacio de Loyola.

Tu vocación empieza hoy, porque en algún momento, de una manera más o menos consciente, hemos optado por responder a una llamada. Un susurro que se muestra en aquello que me gusta, lo que se me da bien o en lo que invierto mi tiempo. Sin embargo, a veces nos empeñamos en hacer de nuestra vocación un objetivo para el futuro, una meta. Nacho, nuestro joven universitario, también vive su presente al máximo, pero un golpe le provocará una reflexión más profunda sobre el sentido de sus días.

Tu vocación empieza día a día, porque en lo cotidiano nos movemos en un mar de dudas. Intentar distinguir lo bueno de lo mejor y optar por lo que es para nosotros, es un trabajo diario. Estar a la escucha nos ayuda a vivir presentes, a sentir y gustar aquello que nos “llama” porque se nos da bien y también porque nos da sentido. Dios nos está alentando a vivir plenamente, y la propuesta de vida de Jesús puede orientarnos en el camino de cada día. Nacho, nuestro protagonista, orienta el sentido de sus días desde una actitud nueva, llenando su día a día.

Tu vocación empieza en tu historia, porque suele ser el tiempo lo que realmente confirma nuestras decisiones. La vocación se va forjando en una historia única, la de cada uno de nosotros. Las heridas o fracasos pueden ser oportunidades para reorientar y afinar la vida. Nuestro proceso de fe habla también del lugar en el mundo que queremos tener. En el caso de Nacho, desde una contrariedad comienza un proceso de transformación que hará que se vaya sintiendo llamado a vivir de otra manera.

Finalmente, tu vocación empieza con otros, pues, aunque es personal, no se realiza en solitario. Las personas y experiencias que nos rodean van dejando huella en nuestra vida, y al igual que le pasa a Nacho, son sus amigos, sus profesores o su familia, los que acompañan su camino. Desde las Universidades Jesuitas también queremos acompañar el camino de nuestros jóvenes universitarios hacia un horizonte con sentido y esperanza.

Contacto